El sector turístico se enfrenta a una época de incertidumbres que estará marcada, por un lado, por un cambio de ciclo en el turismo español, motivado por la recuperación de los destinos del Mediterráno, y por otro, por el continuo avance de las nuevas tecnologías, que conformarán un nuevo escenario para las empresas y sus clientes.

En este panorama surgen claros y oscuros que apuntan hacia nuevas oportunidades pero que, también, identifican las amenazas a las que las empresas deberán hacer frente para sobrevivir en un mercado cada vez más competitivo.

A continuación revelamos dos de las oportunidades que más impacto tendrán en el sector de cara a los próximos meses: la inteligencia artificial, que facilitará la automatización de servicios y abrirá un nuevo campo para la atención al cliente, y el turismo bleisure, impulsado por la generación de turistas Millennials. Todo esto sin olvidar la que representa la gran amenaza del sector: la ciberseguridad.

smart rooms

Oportunidad: Inteligencia artificial

Mchas empresas dentro de la industria del turismo han comenzado a incorporar robots para ayudar en tareas de mantenimiento, transporte o para ofrecer información a los clientes. Aunque muchos son todavía reacios a interactuar con estas máquinas, conforme avance la tecnología y los usuarios se acostumbres a su usu, la inteligencia artificial se convertirá en un actor habitual en el turismo.

Para empezar, gracias a ella se podrán automatizar cada vez más tareas, algo que, lejos de amenazar a la industria, permitirá su racionalización y mantener altos estándares de calidad del servicio.

Además, el uso de altavoces inteligentes en los hogares se está multiplicando, por lo que no es de extrañar que la tendencia llegue también a las habitaciones de hotel. La inteligencia artificial extenderá el concepto de habitación inteligente, en la que los dispositivos conectados permitirán a los huéspedes personalizar su experiencia a través del control de las luces, la temperatura, la música…

Los hoteles tienen aquí una oportunidad única, ya sea ofreciendo nuevos servicios a través de dispositivos por voz, o haciendo uso de la automatización para la resolución de tareas.

Oportunidad: Bleisure

Por otro lado, de cara a la próxima temporada, el turista bleisure será un importante segmento a tener en cuenta. A medida que los Millennials ascienden en sus carreras profesionales y disponen de más ingresos para gastar en viajes, el personal ejecutivo de los hoteles debe prepararse para expandirse con nuevas iniciativas destinadas al espíritu de esta generación.

Para los profesionales jóvenes, bleisure es la excusa perfecta para disfrutar de unas vacaciones prolongadas después de una semana de reuniones. Estas vacaciones no solo ayudan a mantener la ocupación fuera de temporada, sino que pueden aprovecharse para fidelizar al cliente. El turista Millennial que visita un hotel durante un viaje de trabajo es susceptible de repetir su experiencia durante las vacaciones de placer, ya sea acompañado de la familia o de amigos.

 

Bleisure

Amenaza: ciberseguridad

No debemos olvidar que los ataques informáticos son ya uno de los principales problemas de seguridad que afrontar las empresas en todo el mundo, siendo el sector turístico uno de los más vulnerables. Los incidentes de seguridad digital reportados por empresas de turismo en 2017 alcanzaron los 120.000, según explicó ITH, una cifra que ha crecido 10 veces en los últimos tres años.

La seguridad, por tanto será la principal amenaza para los hoteles de cara a los próximos meses. Las principales brechas de seguridad en las que deberán centrarse los hoteles tienen que ver con la falta de información de los empleados y la baja percepción del riesgo, unidas al uso de internet sin protocolos de seguridad.

Fuentes: ITH, Beekeeper. Imagen: Pixabay.