La industria del turismo de bodas mueve al año cerca de 80 mil millones de dólares, lo cual representa el 27% del total de la industria de bodas, valorado en 298 mil millones de dólares.

Según las conclusiones del Annual Destination Wedding Planners Congress, celebrado recientemente en Florencia, Italia, el mayor mercado para el turismo de bodas en cuanto a ingresos generados es Norteamérica, seguido de Asia y Europa.

turismo de bodas

Precisamente la ciudad de Florencia lidera la lista de destinos de bodas en todo el mundo. La ciudad ingresa cada año cerca de 100 millones de euros por este concepto, de los que se benefician hoteles, bares, comercios y transportistas.

Muchas de las parejas de novios buscan casarse en la playa. En Europa, los países más demandados para la celebración de bodas son, principalmente, los de sur del continente: Italia, Francia, España, Portugal y Grecia, países que gozan de climas templados y donde la oferta de turismo de sol y playa permite hacer frente a las demandas de las parejas de novios.

Otros países europeos que atraen al turimo de bodas son Irlanda e Inglaterra. Pero las parejas europeas también empiezan a elegir otros destinos lejanos para sus bodas, como Canadá, Brasil, México, las islas del Caribe o Las Vegas.

Turismo de bodas en la Comunitat Valenciana

En España, la Ley de Costas aprobada el año pasado permite agilizar los trámites y el proceso de organización de bodas en la playa y deja en manos de las administraciones locales los permisos para estos eventos, algo que ha favorecito el crecimiento del turismo de bodas.

En la Comunitat Valenciana los trámites para celebrar bodas en la playa se han aligerado con la puesta en marcha de la Ley de Costas. Tal y como informa ABC, en localidades levantinas como Dénia, es el propio ayuntamiento el que oferta este tipo de celebraciones en su litoral. Los novios, que en su mayoría provienen de Madrid o de la misma Comunitat, sólo necesitan rellenar una instancia.

El principal reto es atraer a parejas extranjeras, que a menudo encuentran trabas administrativas para poder celebrar sus bodas civiles en España, ya que se exige a los novios que cumplan con una serie de requisitos. Según informa El País,”de las 158.425 bodas que se celebraron en 2014 en España (en el año 2000 eran 216.451, una caída del 27%), 4.292 fueron parejas en las que ambos miembros eran extranjeros y 21.548 matrimonios mixtos (español y extranjero)”.

En otros municipios, como Benidorm, los mercados británico y noruego son los que más demandan este tipo de turismo. Los establecimientos hoteleros de Benidorm cifran en un 20% los enlaces de extranjeros que acogen al año.

El poder adquisitivo de las parejas que se casan en fuera de su país es alto y los invitados a menudo se alojan en hoteles de cuatro y cinco estrellas. Los ingresos que genera en el destino este tipo de turismo son nada desdeñables.

Sin embargo, el turismo de bodas representa un importante mercado que todavía España no ha sabido explotar. Flexibilizar la burocracia necesaria en el caso de parejas extranjeras y aumentar la promoción de los destinos en la industria de bodas contribuiría a aumentar los ingresos por el turismo de bodas en España.