Estamos en crisis, eso es evidente, y tal vez por eso es bueno tener todas las herramientas posibles para vender más y, no nos olvidemos, mejor. Por eso es conveniente que cada empresa turística se haga una serie de preguntas que sin duda le ayudarán a mejorar su capacidad de comercialización.

1.-¿Estoy llegando a todos mis clientes potenciales?

2.-¿Es mi producto adecuado para el segmento al que me dirijo?

3.-¿Estoy abriendo canales de comunicación con mis segmentos para saber sus gustos y necesidades?

4.-¿Tengo los partners adecuados para llegar a mis segmentos objetivo?

5.-¿Dispongo de recursos para gestionar mis canales o necesito colaboración externa?

6.-¿Utilizo las herramientas adecuadas para comercializar mi producto?

7.-¿Tengo capacidad y estoy enfocado a la creación de producto?

8.-¿Tengo capacidad y estoy enfocado a la innovación?

9.-¿Controlo adecuadamente mi marca o entrego su gestión a otros?

10.-¿Tengo contacto directo con mis clientes o siempre lo hago de manera intermediada?

11.-¿Me aportan realmente valor mis partners?

12.-¿Aportan mis partners valor a mis clientes?

13.-¿Estoy familiarizado con los cambios que las nuevas tecnologías suponen para el turismo?

14.-¿He adecuado mi mensaje a cada uno de los segmentos a los que me dirijo?

15.-¿He adecuado mi mensaje a mi producto de manera que soy capaz de aumentar las expectativas de mis clientes?

16.-¿Estoy sacando partido a mi destino, tanto en imagen y marca como en producto?

17.-¿Estoy contribuyendo a la mejora de la imagen de mi destino?

Estas y otras preguntas resultan de gran utilidad para comprender hasta qué punto mi gestión está siendo correcta o necesita algún tipo de ajuste. A la respuesta de estas y otras preguntas puede ayudar Travel Open Apps gracias al impacto que puede tener en nuestra gestión diaria y en la mejora de nuestras capacidades, tanto de comercialización y distribución como de creación de producto.