Dentro de todo el proceso de creación de un producto o servicio turístico a veces no se le da la suficiente importancia a la búsqueda de información. Ésta puede y debe ser tanto previa a la propia creación como posterior, durante la gestión del mismo. En el primer caso es fundamental conocer a nuestro segmento, aquel al que vamos a dirigir el producto, de modo que seamos capaces de adaptar funcionalidades con necesidades y que de verdad solventemos esa necesidad del cliente que hemos de descubrir. En el segundo caso se trata de ir ajustando nuestro producto a los cambios que los gustos y necesidades del cliente puedan sufrir.

En ambos casos los medios sociales son una herramienta magnífica. Por un lado nos permiten descubrir a aquellas personas que están interesadas por nuestros servicios. Por otro nos permiten una mejor segmentación, superando la tan utilizada segmentación por nacionalidades o la segmentación gruesa de tipo de cliente (familiar, single, 3ª edad…)

Lo que nos permiten los medios sociales con la búsqueda de información es pasar de una estrategia push a una estrategia pull, es decir, de pasar a la creación de un producto y luego a su implantación en el mercado, a un estudio nuevo de ese mercado para luego crear el producto o servicio adecuado a él.

Es fundamental, sea cual sea la estrategia y el momento, utilizar la información como herramienta de creación y gestión turística.