Por segundo año consecutivo, España lidera el ranking mundial en competitividad de viajes y turismo, según el Foro Económico Mundial. Los recursos naturales y culturales del país, unidos a la calidad de las infraestructuras y servicios de alojamiento, son prueba del buen estado de salud del turismo en España, aunque todavía queda margen de mejora en los segmentos de turismo de negocios y en los transportes que, según el análisis, muestra signos de debilidad y empieza a necesitar algunas actualizaciones.

El informe apunta a posibles mejoras pendientes en el entorno empresarial, por ejemplo, la gestión de permisos para construcción sigue siendo oneroso y hay espacio para incrementar la apertura internacional. En el área de negocios España ocupa una posición alejada de los primeros puestos (la 75), por la complicada situación para emprender, invertir e incluso contratar.

Además, entre las principales debilidades de España se encuentra, también, su menor competitividad en precios, un factor en el que ganan posiciones otros destinos como Irán, Egipto, Malasia o Argelia.

Competitividad turística España

Ránking Competitividad turística España

Informe completo: Travel & Tourism Competitiveness Index 2017 edition