Uno de los principales problemas con los que se encuentran las empresas turísticas, principalmente de alojamiento, es que su marca es controlada por los canales de distribución, sobre todo si hablamos de la información que sobre la empresa esos canales han de gestionar. No es raro el caso del hotel al que le cuesta que su canal (TTOO generalmente) cambie fotos antiguas, informe de nuevas remodelaciones o incluya aquella información multimedia que la empresa quiere utilizar en sus campañas de marketing.

Una de las funcionalidades de Travel Open Apps es un repositorio multimedia que, controlado por la propia empresa, permite distribuir una información actualizada con todas las novedades que dan valor a la propia empresa. La imagen de la marca queda así más protegida y gestionada directamente por el creador de producto.

La empresa sube de ese modo toda la información que quiere que sus canales utilicen en sus páginas, no pudiendo estos transmitir una información que no se ajuste a la controlada por la empresa. Se evita así posibles conflictos derivados de una información no correcta trasmitida al viajero sin que la empresa turística tenga ninguna responsabilidad en ello. La capacidad de gestionar la propia marca aumenta de este modo a través de un mayor control de la información vertida a los canales y que, por tanto, llega al cliente final.

Este tipo de funcionalidades tienen más importancia de lo que en principio pudiera parecer, porque en un entorno visual y en unos canales en los que la capacidad de impacto se ve limitada por la cantidad de información existente, resulta fundamental gestionar la propia información y construir una imagen de marca según los criterios de la propia empresa y no de los intermediarios.