La elección por la Comisión Europea de Travel Open Apps como estándar europeo de sistemas de distribución turística B2B demuestra la importancia que esta herramienta tiene ya y el valor que puede ofrecer en el futuro. Además, la elección del foco en el B2B ofrece una interesante perspectiva en cuanto al modelo de negocio y a la utilidad y relevancia de la propia Travel Open Apps.

Años atrás se observó una cierta tendencia a potenciar la venta directa, el canal directo de venta con el cliente, el B2C. En nombre de esta estrategia se desarrollaron proyectos que no dieron los resultados esperados, bien porque los costes eran excesivos o porque las ventas no fueron las esperadas. Evidentemente esta estrategia no sólo no es desechable, sino que ha de ser potenciada y trabajada, pero no podemos olvidar otro tipo de modelos de distribución como el B2B en el que nuestros productos se comercializan a través de intermediarios adecuadamente posicionados y con un coste muy adecuado para nosotros.

Y aquí están las claves para elegir nuestros canales de distribución: que tengan unos costes adecuados y asumibles y que nos permitan llegar a mercados de una manera más efectiva tanto en cuanto a resultados y ventas como en cuanto a costes de distribución. Hemos de ser conscientes, por supuesto, de las debilidades que tiene esta estrategia, como es la de una cierta pérdida de control de nuestra marca en dichos canales, el pago de comisiones o una cierta dependencia del precio como elemento competitivo. Pero valorando adecuadamente ventajas y debilidades el modelo B2B ha de formar parte de nuestra estrategia de venta.

Travel Open Apps es una muy potente herramienta para gestionar canales B2B, ayudándonos en la reducción de costes y en la eficiencia de gestión. La Comisión Europea así lo ha reconocido y del mismo modo lo están reconociendo todos los usuarios de Travel Open Apps que ya lo han integrado en sus sistemas.