Hace ya unos años W. Chan Kim y Renée Mauborgne publicaron un magnífico libro, La Estrategia del Océano Azul, en el que explicaban la estrategia que debían seguir las organizaciones para acceder a mercados en los que la competencia fuera mínima. Una de las herramientas que utilizaban para visualizar la posición de las empresas respecto al sector era el cuadro estratégico. En él se definían los puntos fundamentales sobre los que se sustenta un sector y aquellos que hacen diferente a la empresa, valorando cuantitativamente ambos para visualizar la diferencia.

Hemos hecho un sencillo ejercicio en el que hemos comparado a la generalidad del sector con la Comunitat Valenciana una vez implantado Travel Open Apps. Como decimos, no pretende ser un ejercicio académico, sino más bien una sencilla visualización de la diferencia entre los demás destinos turísticos y la Comunitata Valenciana. El resultado es el cuadro que encabeza el artículo.

Como vemos hay tres puntos en los que la diferencia es fundamental y estratégica: la capacidad de creación de producto, la existencia de monoproducto y la adaptación a las necesidades del cliente. Luego hay dos puntos más en los que la diferencia es fundamentalmente cuantitativa en favor de la Comunitat Valenciana: la capacidad de distribución y el uso de las Tecnologías de Información y Conocimiento (TIC).

Está claro que la creación de producto es uno de los objetivos de los destinos turísticos, pero mientras que en la Comunitat Valenciana ese objetivo es mucho más alcanzable y gestionable con Travel Open Apps, en los demás destinos encuentran más dificultades para desarrollarlo en su totalidad.

Evidentemente los destinos que tienen más dificultades a la hora de crear producto se ven obligados a gestionar con más frecuencia destinos monoproducto, peligro que se ve minimizado en la Comunitat Valenciana.

En tercer lugar las necesidades del cliente se ven mejor atendidas en destinos multiproducto y con capacidad de generar experiencias exclusivas para ellos.

En cuanto a la capacidad de distribución y el uso de las TIC, es evidente que la Comunitat Valenciana va a ver aumentada su capacitación y oportunidades en estos parámetros. Muy claro aparece en el caso de la distribución. En el uso de las TIC parece evidente que va a haber una mayor formación e interés de este tipo de herramientas pues van a ser en algunos casos clave para generar casos de éxito y estrategias ganadoras.

En definitiva, vamos a ver mejorado nuestro posicionamiento y nuestra capacidad competitiva en el sector turístico, aumentando nuestras herramientas y opciones de generar demanda en nuevos entornos en los que la competencia va a ser menos relevante.