Toda empresa tiene unos objetivos que cumplir, ya sean estos monetarios, sociales, organizativos o estratégicos. En la consecución de estos objetivos está gran parte del éxito de nuestra empresa y de la sostenibilidad de la misma. Lo habitual es que estos objetivos sean puramente económicos, aunque en ocasiones se aprecian otro tipo de objetivos, como hemos mencionado. También cabe la posibilidad de que tengamos varios tipos de objetivos, lo que puede complicar un poco nuestra gestión, aunque los resultados pueden ser más relevantes.

Es necesario, por tanto, tener muy claro el tipo de objetivos con los que estamos trabajando, para así decidir qué tipo de tecnología nos es más adecuada. Si buscamos un objetivo puramente económico es posible que me sea más adecuado y efectivo utilizar una tecnología que me facilite el acceso a los mercados, que mejore la experiencia de compra e impulse la posibilidad de crear producto, como Travel Open Apps. Si estoy buscando un objetivo más social lo normal es que busque un tipo de tecnología que me acerque a comunidades determinadas, que me permita generar dinámicas de colaboración social y que me dé cierto reconocimiento social.

Pero lo que nos tenemos que preguntar de una tecnología asumida por nuestra empresa es en primer lugar si me acerca a mis objetivos, si tiene un impacto cierto en la consecución de esos objetivos, bien acercándolos en el tiempo (¿permite acortar plazos de consecución?) o bien facilitando la gestión  que me lleva a esos objetivos (¿elimina obstáculos o me da más información para llegar a ellos?).

Por otro lado, teniendo en cuenta la importancia que tiene el resultado económico en la empresa, es necesario preguntarse si la tecnología asumida me facilita el acceso a nuevas fuentes de ingresos o al menos mejora mi respuesta y gestión de los existentes. En este sentido parece claro que Travel Open Apps sí tiene un impacto claro en este objetivo. La mejor gestión de los canales de distribución así como la integración de otros nuevos va a permitir el acceso a nuevos mercados y segmentos y un ahorro de costes en la gestión, además de una mayor eficacia en la misma.

Es por tanto necesario analizar también el impacto de las TICs en nuestros objetivos para ver la relevancia que pueden tener en nuestro modelo de negocio y resultados.