Hace ya unos años, no muchos la verdad, se va consolidando la tendencia del cloud computing. Con este término se hace referencia a la utilización de herramientas alojadas en Internet para la gestión diaria de las empresas, de modo que conseguimos acceder a esos contenidos y herramientas desde cualquier ordenador y desde cualquier parte del mundo. Lo que permite este tipo de gestión es utilizar potentes programas con ordenadores más simples y sin necesidad de tener gran capacidad de memoria o alojamniento, pues sólo hemos de acceder a programas que no están instalados en nuestros ordenadores.

Pero evidentemente la principal ventaja es la del acceso, y ello desde un doble enfoque. Por un lado porque podemos acceder desde cualquier lugar, como ya hemos dicho, pero por otro porque podemos crear grupos de trabajo dentro de las propias empresas sin necesidad de instalar complicados y costosos programas. Se favorece así el trabajo colaborativo y la utilización de entornos de trabajo en los que se fomenta la participación y la gestión conjunta.

En el sector turístico es interesante poder compaginar una gestión dinámica y con una capacidad de adaptación constante como ha de ser la que se está generando en el sector, con una mayor movilidad que no merme nuestras capacidad de gestión y acceso a la información. Parece cada vez más importante potenciar aquellas capacidades que potencien nuestra movilidad y flexibilidad de gestión y administración, posiblemente no sólo en el sector turístico, pero fundamentalmente en el sector turístico.

Imagen: http://www.flickr.com/photos/pitzyper/2321991374/