Los viajes multigeneracionales están ganando terreno entre los productos más vendidos de las agencias de viajes y la tendencia parece que seguirá creciendo en los próximos años. Cada vez son más las familias que viajan juntas sumando a miembros de varias generaciones.

Si bien los adolescentes no son los que pagan estos viajes, sus opiniones son tenidas muy en cuenta y determinan en gran medida la elección de los destinos y actividades que contratará el grupo familiar. Comprender sus preferencias y saber ofrecer los productos adecuados a este segmento es de gran importancia para las agencias de viajes.

Adolescentes Comunitat Valenciana

España es destino líder para el turismo familiar europeo, según World Travel Monitor. De hecho, este mercado generó en España 18.500 millones de euros en 2017. El 92% de las familias viaja al menos una vez al año y en el 36,6% de los casos, son los hijos quienes más influyen sobre en la elección del destino del viaje.

El perfil de las familias ha vivido grandes transformaciones en los últimos años debido a cambios sociodemográficos, lo que ha fragmentado la demanda, tal y como publica el Magazine TurismeCV. Ya no sólo viajan las familias tradicionales, cada vez viajan más padres o madres separados con hijos, miembros de una misma familia de hasta tres generaciones, madres separadas que se juntan y viajan con sus hijos en grupo, parejas con hijos de diferentes cónyuges anteriores, familias monoparentales, etc.

Entender al turista adolescente

Hasta ahora se había asumido que el mayor interés de los adolescentes a la hora de viajar era disponer de conexión Wi-Fi para poder compartir sus fotografías de viaje en las redes sociales. Pero, en realidad, son muchos los jóvenes que están interesados en aprender sobre la cultura y tradiciones de los países.

Así lo evidencia una encuesta realizada por WYSE Travel Confederation, que afirma que “persisten una serie de factores críticos para atraer a los millenials o a los Z y van más allá del wifi gratis y la tostada de aguacate”. “Los motivos más importantes para viajar están relacionados con el deseo de experimentar los destinos y sus culturas e incrementar el conocimiento propio”.

Expertos y familias aseguran que cuanto más implicados están los adolescentes en la organización del viaje, más probabilidades hay de que el viaje familiar sea un éxito. Pero ¿qué es lo que motiva a los adolescentes durante el viaje?

Según un reciente artículo publicado por Bloomerang, los jóvenes no consideran el turismo tradicional tan aburrido como cabría esperar. “A veces la gente olvida que los adolescentes disfrutan de las mismas cosas que los adultos”, asegura un adolescente entrevistado. Los museos y las visitas guiadas pueden ser actividades atractivas si están enfocadas al público joven.

Todavía más interesantes resultan las experiencias activas, como aprender a practicar algún deporte o vivir experiencias fuera de lo cotidiano, como nadar con tiburones, dormir en un hotel de hielo, pasear en catamarán o ver animales en libertad.

Ahora bien, los adolescentes quieren moverse rápido y exprimir mucho el tiempo. Según la experta en viajes multigeneracionales Kathy Sudeikis: “No entender su ritmo es una trampa muy común”. Añade que para ellos, el día no termina después de la cena. No tienen interés en quedarse en la habitación, sino que quieren seguir explorando la zona. En estos casos, las caminatas nocturnas guiadas, visitas a heladerías o locales de música local puede mantener a los jóvenes entretenidos por la noche.

Algunas empresas ya están ofreciendo servicios enfocados a este público. Holland America ofrece programación orientada a los adolescentes y excursiones en tierra para ellos. Otras, como la cadena de hoteles Iberostar cuenta con un programa de actividades para diferentes edades, desde cursos de cocina, “scape room” y espacios diferenciados en función de las edades de los huéspedes: Monkey (4-7años), Dolphin (8-12 años) y Eagle (13-17 años).

 

Fuentes datos: World Travel Monitor, Bloomerang y Magazine TurismeCV

Fuente imagen: Pixabay.